miércoles, 10 de mayo de 2017

Ella

Alternativa de reflexión
Tantas mujeres esforzándose por ser Ella.
Esa Ella que fuma tabaco de liar,
esa gata viajera, que baila de noche
bajo las luces de Ámsterdam, París,
New York y Estambul.
Esas gafas de sol indescifrables,
la chaqueta de cuero indomable,
las botas gastadas por los tugurios
más decadentes y abandonados
de la ciudad.
La voluntaria en África, el café en la repisa
del ático madrileño en un día de llovizna,
bajo un atrapasueños que pende en la ventana.
El sexo salvaje, el amor desordenado,
el trauma secreto del que huye.
Bailar bajo la lluvia y ser una con la luna,
algún hurto impulsivo, nadie que te entienda,
un caos con patas, a libre interpretación.
La artista absoluta y la escurridiza musa
de fotógrafos y poetas. Lady Europa,
tatuajes con significado y drogas blandas.
Pero solo seréis Ella, cuando dejéis de buscarla
y comencéis a encontraros.

Victoria

Vienes pilotando un pequeño huevo de Marte,
y aquí en La Tierra escrutamos las estrellas,
pendientes de tu llegada.

Cómo saber si me cortarás las alas
o si volaremos juntos bajo el sol diáfano.
Yo también te espero.

Seas ancla o seas ave, aquí estoy,
con una sonrisa y mi frágil velero de papel,
en el que hice hueco para ti.